Malvas de Nescafé Dolce Gusto Misceláneo

La cosa hoy va de otro reto. En esta ocasión, en la oficina me retaron a preparar alguna receta con alguna de las variedades de café de Nescafé Dolce Gusto… claro que acepté. Me pasé dos días pensando qué podía hacer ya que además de estar bueno, quería que fuese algo original. Después de darle muchas vueltas me acordé que hace poco más de un año me dio por hacer malvas (nubes o esponjitas al otro lado del charco) de distintos sabores, aunque no llegué a hacerlas de café. Así que esta era la ocasión de probarlas: malvas de Nescafé Dolce Gusto.

Julia Pela la Yuca mise en place malvas de cafe Nescafe Dolce GustoJulia Pela la Yuca café espresso intenso malvas de café Nescafé Dolce Gustojulia Pela la Yuca Malvas de café Nescafé Dolce Gusto

 

Hice una primera prueba y a mis compañeras del trabajo les encantó, así que volví a hacerlas una segunda vez con algunos pequeños ajustes y quedaron divinas. Pruebas una y no puedes parar. A continuación os dejo la receta.

[b]MALVAS DE CAFÉ NESCAFÉ DOLCE GUSTO[/b]
 
Deliciosas golosinas para hacer en casa
Tipo de receta: Dulce
Ingredientes
  • ¾ taza de café espresso intenso Nescafé Dolce Gusto
  • 3 sobre de gelatina neutra en polvo
  • ¾ taza de sirope de maíz
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 pizca de sal
  • 1 taza de azúcar micropulverizada
  • 1 taza de cocoa en polvo
Instrucciones
  1. En el bol de la batidora mezclamos la gelatina neutra con ½ taza del café espresso intenso Nescafé Dolce Gusto y dejamos que la gelatina se hidrate por unos 10 minutos.
  2. En una olla ponemos lo que nos queda de café espresso intenso Nescafé Dolce Gusto, el azúcar y el sirope de maíz y llevamos a fuego medio hasta que comience a hervir hasta que llegue a punto de bola (para esto lo mejor es utilizar un termómetro de caramelo).
  3. Mientras vamos untado un molde de 9" x 13" con un poco de aceite para evitar que luego se nos pegue lamas al molde.
  4. Cuando la mezcla ya tiene la temperatura deseada la vamos vertiendo poco a poco en el bol de la batidora con la mezcla de la gelatina y el café. Yo lo hago a la vez que la batidora está en funcionamiento e velocidad media, creo que es más fácil de integrar así la mezcla.
  5. Cuando ya hemos unido las dos mezclas agregamos el pellizco de sal y la esencia de vainilla y seguimos batiendo a velocidad alta. Veremos como, además de que la mezcla va bajando de temperatura, también cambia de color se va poniendo más blanquecina. Dejamos batir por 10-12 minutos.
  6. Vertemos la mezcla en el molde que tenemos preparado, cubrimos y lo metemos en la nevera. Normalmente en unas 4 horas ya está listo pero yo lo suelo dejar el doble de tiempo.
  7. Con seguridad desmoldamos nuestra masa (se siente suave, aireada y ligera pero no se rompe fácilmente) y cortamos en cubitos del tamaño que queramos o también podemos utilizar un cortapastas con alguna forma en especial (tengo pendiente buscar uno con forma de nube). Después se pasan las piezas por una mezcla de azúcar micropulverizada y cocoa en polvo y listo.
 


Recommended Posts