Pan integral El Libro / Panes y otras masas

Que me encanta hacer pan y trabajar masas es un secreto a voces para quienes me conocen pero ¿cómo llegué a ese punto? ¿cómo llegué a disfrutar el olor de una masa fermentada?

Acostumbrada a que el pan formara parte de mi dieta, cuando llegué a Panamá hace ya su buen par de años no conseguía pan reciente, que no fuera congelado, que no me dejara ese sabor a levadura en la boca, que no se desmoronara al cortarlo con el cuchillo… En definitiva, no encontraba pan de verdad. Así que empecé a ver recetas de pan por youtube y un día me decidí a meter las manos en la masa… Claro que el primer pan que hice no quedó bien (duro, seco, la miga demasiado densa). Lejos de desilusionarme por el resultado me animé pensando que la siguiente vez saldría mejor y varios panes más tarde ya estaba intentando con otros tipos de panes.

Pan integral 4

Con esta introducción, obviamente, la entrada que hice para el día de hoy  de “100 recetas una historia” es de pan, concretamente la de pan integral.

En lo personal no siento especial inclinación por el pan integral, lo como por aquello de la fibra y sólo cuando me vienen esos arrebatos de querer llevar una dieta más saludable.

Este pan utiliza en igual cantidad harina todo uso y harina integral. Estoy segura de que muchos saben que un pan integral no está hecho 100% con harina integral, pero, por si acaso, ahí dejo el dato.

Pan integral 1

No tiene dificultad, sólo requiere de paciencia, cariño y más paciencia porque la masa se pega bastante a las manos. La primera vez que lo hice le di la forma que dice el libro, haciendo un cilindro y poniendo la masa en un molde alargado, pero no me gustó mucho cómo quedó, así que esta vez me decanté por una presentación más rústica y me dio una corteza crujiente (lo horneé por 10 minutos con vapor dentro del horno y después se lo retiré) y una miga suavecita.

Y para quienes no comen pan porque dicen que engorda, os cuento que en alguna ocasión leí que lo que engorda no es el pan sino lo que le pongas dentro, como la sobrasada ibérica que le metí esta mañana.